Periodismo con Pasión | Lunes 28 de Julio, 2014  | DOLLAR Compra: $ Venta $    
Busca en El Real de Chihuahua

Portada / Información General / El 14.4 % de los chihuahuenses han sido víctimas de algún delito

La inseguridad en México
El 14.4 % de los chihuahuenses han sido víctimas de algún delito
07 de Noviembre del 2006
 

El Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI) es una asociación civil sin fines lucrativos, autónoma, auspiciada por la UNAM, el Tec de Monterrey, el Consejo Coordinador Empresarial, COPARMEX, y la fundación de la revista especializada Este País.  El ICESI ha llevado a cabo cinco encuestas victimológicas de algunas de las zonas urbanas más importantes del país.


 


Es importante mencionar que estas encuestas permiten conocer datos acerca de la criminalidad que no revelan las estadísticas oficiales, tales como la cifra negra, los patrones de los delitos, las características de los delincuentes y la actuación de las autoridades encargadas de la materia.  Así mismo, el ICESI ha formulado propuestas para combatir diferentes aspectos de la inseguridad en el país.


 


Ahora, por cuarto año consecutivo, el ICESI ha llevado a cabo una encuesta victimológica de gran magnitud, la ENSI-4/Urbana, que tiene como período de referencia el año 2005 y abarca el estudio de 16 zonas urbanas: Acacuplco, Cancún, Cd. Juárez, Cuernavaca, Culiacán, Chihuahua, Distrito Federal, Guadalajara, Mexicali, Monterrey, Nuevo Laredo, Oaxaca, Tijuana, Toluca, Villahermosa y la zona conurbada del Estado de México.   En esta encuesta se contó con la participación del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) y se entrevistó a 26,677 personas mayores de edad.


 


El propósito de esta actividad es el de consolidar una práctica que en países que han conseguido importantes logros en la lucha contra la criminalidad, es una tradición apreciada por autoridades, académicos y el conjunto de la sociedad.  Ese aprecio se debe a que las encuestas victimológicas obtienen datos sobre la delincuencia que no provienen de la estadística oficial, lo que permite dilucidar si los ascensos o descensos que señala ésta corresponden a la realidad, por lo que las ENSI representan la única manera posible de conocer y entender la magnitud del crimen.  Además, no sólo ofrecen datos sobre el total de delitos, sino que hacen distinción de género, grupos de edad, grupos de ingreso, etc., lo que permite establecer políticas de control delictivo por grupos de riesgo, tal es el caso de las multivíctimas; también se puede obtener la proporción de delitos no denunciados y no registrados, así como la percepción ciudadana acerca de la inseguridad y la confianza en las instituciones y corporaciones.


 


A continuación se desglosan los datos obtenidos de la ENSI-4/ Urbana:


 



  • En promedio dos de cada 10 habitantes han sido víctimas de algún delito en su vida.  En el D.F. la proporción es de 3 de cada 10 con un 33.7%, aumentando este porcentaje con respecto al año 2004, que marcaba 2 de cada 10 personas; mientras que la Ciudad de Chihuahua queda debajo del promedio con un 14.4%.  
     
  • En la referencia de edad, la probabilidad de ser víctima del delito es mayor entre los 20 y 29 años, mientras que en lo que al genero respecta, los hombres son una proporción ligeramente mayor que las mujeres, con un 56% y un 44% respectivamente.
     

  • En el 2005 las multivíctimas (personas que fueron victimizadas dos o más veces) constituyeron la tercera parte de los afectados.  Mexicali y Tijuana son las ciudades con mayor número de delitos por víctima, con un porcentaje de 65.9% y 63.0% respectivamente, seguidas por el D.F. con un 57.7%, mientras que Cuernavaca, Culiacán y Guadalajara presentan una significativa disminución.
     

  • En el caso del D.F. se registran 20,368 víctimas y 32, 572 delitos por cada 100 mil habitantes.
     

  • En el área de porcentajes por tipo de delito, el robo a transeúnte constituye más de la mitad del total de la delincuencia.  En Mexicali y Nuevo Laredo el delito más frecuente es el robo de accesorios o refacciones de vehículo, y en Ciudad Juárez el robo a casa habitación; Acapulco y la zona conurbada del Estado de México y el D.F. son las áreas con mayor porcentaje de robo a transeúnte: alrededore de 7 por cada 10 delitos. También es notable la alta incidencia de secuestros en el Distrito Federal y en seguida en el Estado de México.
     

  • Una nota de interés es que los meses en los que se incrementa la delincuencia son: febrero, junio y diciembre.
     

  • En cuanto a denuncias, sólo una de cada cinco víctimas denuncia el delito, proporción inferior a la observada en el 2004.  En Acapulco solo una de cada 10 acudió a denunciar.  Del total de delitos cometidos solo en el 14% se inicia averiguación previa.  En Oaxaca sólo en el 6% de los casos se inició la averiguación previa.   La Ciudad de Chihuahua marcó un 30.7% de denuncias y un 20.8% de inicio de averiguaciones previas, mientras que Ciudad Juárez obtuvo un 39.9% de denuncias y un 18.4 de inicio de averiguaciones previas.
     

  • La cifra negra está formada por los delitos cometidos que no quedan registrados en las cifras oficiales, y se constituye por: delitos no denunciados, delitos que no dan lugar a la averiguación previa a pesar de haberse denunciado, los varios delitos sufridos en un solo incidente y que quedan registrados en una sola averiguación previa.  
     
  • En las zonas urbanas estudiadas, sólo se registran oficialmente 13 de cada 100 delitos.  El mayor subregistro se da Villahermosa, con un 96.0%, en el D.F. con un 94.6%, que representa un aumento en esta cifra con respecto al 2004, en el que tenía un 90.5%.  En seguida se encuentra Acapulco con un 90%, ciudad que minimizó esta cifra dos puntos respecto a la ENSI 3.  
     
  • La Ciudad de Chihuahua mostró una notoria disminución en la cifra negra, ya que en el 2004 mostraba un 82.8% y en la ENSI 4 muestra un 73.5%, mientras que Ciudad Juárez mostraba un 82.5% el año pasado y hoy muestra un 80.0%.
     

  • Otro dato importante que arroja la encuesta es el de la percepción de seguridad.  En las áreas urbanas seleccionadas el promedio general es 7 de cada 10 personas se sienten inseguras en su ciudad.  Esta proporción asciende a 9 de cada 10 personas en el Distrito Federal, y  a 8 de cada 10 en Ciudad Juárez,  Acapulco y Nuevo Laredo.
     

  • Mientras que en la Ciudad de Chihuahua la buena percepción de seguridad es notoria ya que sólo 2 de cada 10 se siente inseguro en la ciudad, es decir el 23%. Siendo así, la ciudad en la que las personas se sienten más seguras con respecto a las demás que se estudian en esta encuesta.
     

  • El transporte público y la calle son percibidos como los ámbitos más inseguros.  La mitad de la población siente que la criminalidad ha afectado su calidad de vida, ya que por temor a la delincuencia una de cada dos personas dejó de usar joyas, salir de noche o llevar consigo dinero en efectivo.  
     
  • En cuanto a la confianza de las corporaciones policíacas, son las locales las que inspiran bajo nivel de confianza, pero los partidos políticos marcan aún más rechazo.  La desconfianza es todavía mayor en el Ministerio Público que en cualquiera de las policías.  Aunque sólo una de cada cinco personas tiene mucha confianza en las policías federales, más que en las locales.
     

  • Una pregunta de gran interés fue: ¿Qué tanto espacio considera Usted que los medios dan a las noticias sobre el crimen?, arrojando una opinión generalizada de un 60% en que los medios ocupan mucho espacio en noticias sobre el crimen. 


Desafío gigantesco, la inseguridad pública no es una fatalidad ineludible. Combatirla requiere, como punto de partida, conocer su verdadera magnitud y sus características, así como el desempeño de las autoridades responsables y la participación de la ciudadanía.  Proclamar su abatimiento teniendo como única base el número de denuncias, supone ignorancia del fenómeno de la cifra oculta, que suele abultarse cuando las policías y el Ministerio Público no se han ganado la confianza ciudadana.


 


Coparmex invita a la ciudadanía a participar con las autoridades en la prevención, fomentando la denuncia, para así poder exigir la tranquilidad y seguridad que el Estado es responsable de otorgar a la sociedad.